Soliloquio

Me pregunto si te importa. Hace cinco años que te hablo, pero no sé si me escuchas. Este largo soliloquio que mantengo no deja de castigarme cada día. Y es cierto que abusé queriendo que supieras de mí, pero también es cierto que me he esforzado en cada intento. Dejé estas palabras, a veces con el corazón recién arañado, a veces con la euforia de la cima conquistada… pero siempre contigo en la mirada, y sin pedir nada más que un instante de tu vida.

Es posible que pienses que no estoy a la altura. Es posible que no entiendas esta pérdida de tiempo. Quizás, ni te importe. Sin embargo, yo sigo estando porque una vez necesité ayuda para romper la soledad, y no hubo nadie. Ahora, haré lo que pueda para sumar dos manos más en esa lucha. Son gotas de sentimientos en mi vida que puedes usar para acompañar un trayecto de la tuya. Pasas, y de vez en cuando nos cruzamos, pero dejo en tu mano una cuartilla que he escrito para ti.

Desde esta oscuridad, pienso una vez más que merece la pena. Al fin y al cabo, sólo es mi vida.

Anuncios

~ por Caesar en 20 de abril de 2012.

 
A %d blogueros les gusta esto: